Espacios de ensueño: un jardín de invierno y sala de estar

Espacios de ensueño: un jardín de invierno y sala de estar

Hoy les mostramos un espacio totalmente diferente: un pequeño jardín de invierno casero con una sala de estar integrada. Un lugar único donde relajarse y disfrutar del verde de las plantas todo el año.

En una casa antigua de Minneapolis, Estados Unidos, ciudad donde el invierno es realmente frío (las temperaturas medias rondan los -15 °C), se encuentra este hermoso lugar, creado a partir de un cerramiento en la parte superior de la vivienda con ventanas que garantizan la adecuada luz solar para que las plantas prosperen en las estaciones frías.

Al jardín de invierno se accede a través de la habitación principal

Se accede a través de la habitación principal y es el espacio preferido de la dueña de casa quien además es amante del estilo nórdico.

La sala de estar del invernadero se armó con muebles escandinavos vintage

El área de estar del espacio está formado por un sillón vintage de diseño escandinavo tapizado en azul junto a un banquito apoyapies del mismo estilo pero tapizado en blanco. La alfombra junto a los muebles incorporan color, contrastes y texturas a este espacio pequeño pintado íntegramente de blanco (paredes, ventanas y carpintería).

El jardín de invierno incluye espacio para una TV convirtiéndolo en un lugar para disfrutar todo el día

En el lado derecho del invernadero, se ha instalado un mueble para guardar utensilios y herramientas de jardinería. Al estar amurado en la pared ocupa menos espacios y da un aspecto más ligero en la ambientación. Sobre él se ha colocado un TV que convierten el espacio en una verdadera sala de estar.

2 Ficus lyrata grandes son el centro de atención del jardín de invierno/sala de estar

La decoración aporta una estética más hogareña y se aleja un poco del estilo que encontramos en los invernaderos profesionales o en los viveros. A los costados del sofá, dos Ficus lyrata colocados en diferentes alturas. Son árboles de hojas decorativas que crecen naturalmente en zonas tropicales. El buen estado de las hojas es evidencia directa de que el invernadero está cumpliendo su función.

El estilo decorativo elegido fue el nórdico, al igual que en el interior de la casa

Espacios multifuncionales y muchas plantas que se desarrollan perfectamente

Al otro costado, un estante con plantas en maceta y una lámpara de mesa que permite convertir la zona fácilmente en un espacio de trabajo. Las ventanas dan al norte, este y sur y garantizan mantener el jardín de invierno bien iluminado a lo largo del día. Me gusta como con unos pocos accesorios decorativos han logrado crear un rincón funcional pero que además invita a quedarse y disfrutarlo. Los cuadros apoyados en el piso o sobre el estante arriba de la ventana, complementan la decoración haciéndola más acogedora.

La decoración combina plantas con accesorios tipo cuadros, lámparas y alfombras para darle una estética más hogareña al jardín de invierno

Si les ha gustado esta publicación muy pronto pondré más fotos del resto de la casa, una verdadera joya en estilo nórdico con mucho color y personalidad, muy diferente a las viviendas nórdicas de Europa.

Fotos de Emma Fiala via Apartmenttherapy.com

Deja un comentario